22 junio, 2016

Cenas al aire libre

Si hay un lugar perfecto en el que comer o cenar un día es al aire libre, rodeados de naturaleza, mientras te sirven como a un rey una comida exquisita y vino, mucho vino. Ahora pensemos por un momento dónde se pueden  cumplir todos esos requisitos… Creo que tenemos dos opciones, o tienes una casa de campo y alguien te ha preparado una buena cena romántica o estás de boda.

Últimamente se lleva mucho eso de celebrar las bodas al aire libre, bajo la luz de las estrellas o la del sol (según la hora), eso sí, a veces es mejor contar con una buena carpa sino quieres que tus invitados se mueran achicharrados. Piensa que si te casas en plano agosto con 40 grados a la sombra y el banquete es a las 14:00 vas a necesitar una buena y gigante carpa.

Sea como sea la realidad es la que os he dicho. Lo estuve pensando ayer mismo porque imaginé que estaría genial cenar a la luz de las estrellas, pero nada de irse a la playa con el bocadillo y la mesita plegable, yo lo que quiero es que me sirvan un buen menú con un vino excelente y eso sólo pasa en las bodas.

Eso me hizo pensar en que este año tengo dos bodas, una es dentro de tres semanas, en julio, y la otra es el primer fin de semana de septiembre y puede que tenga suerte porque la de septiembre es por la noche.

Obviamente lo primero que he hecho es mirar la web del lugar de celebración, se trata de haciencamesadelrey.es, un sitio bastante conocido así que tenía bastantes expectativas, pero me encontré con un problema, y es estos salones de celebraciones hay diferentes estancias para celebrar la boda: el salón (inmenso por cierto), los exteriores del salón donde hay un porche gigante bastante bonito para sentar a los invitados en mesas acomodadas si la boda no es demasiado grande, y el jardín (una auténtica pasada). Así que… ¿dónde se celebraría la boda a la que yo estaba invitada en septiembre? Ni idea… ¿Cómo averiguarlo? Pues directamente llamando a la novia y echándole un poco de morro.

shutterstock_412072783reducida

Táctica detectivesca

Atención a la llamada telefónica (más o menos):

YO: Hola, ¿qué tal? (…bla bla bla…) ¿la boda es al aire libre? Es más que nada porque soy muy friolera y estaba mirando de comprarme el vestido y era por saber si me llevaba chaquetita o chal o algo para cubrirme.

NOVIA: Es el 3 de septiembre, vamos a estar a 30 grados….

YO: Ya… pero es que soy muy, muy, muy friolera…

Creo que la pobre chica me tomó por loca pero el caso es que me contestó y ¡TACHÁN! Es en los jardines, al aire libre, rodeados de verde, árboles y florecillas del campo. También he visto que hay piscina pero ya me parece demasiado preguntarle si puedo llevarme el bañador debajo del vestido… aunque nunca se sabe.

En esa misma conversación, por darle un poco de coba y que no se notara mucho lo que quería saber, le pregunté si la finca era muy grande, si sabríamos llegar, etc… Y resulta que van a  poner rótulos de corcho por toda la finca indicando las estancias: aseos, banquete, coctel, baile… Impresionante ¿verdad? Va a ser un bodorrio por todo lo alto. Me ha dicho que han encargado todo en rotulosdecorcho.com, que por lo visto tienen promociones y paquetes de rótulos para decorar y todo eso.

Yo quería casarme el año que viene, aunque mi novio dice que mejor esperar un par de años más a ver si la cosa en su trabajo se estabiliza un poco, pero visto lo visto lo mismo le hago caso porque no vamos a superar esta boda ni de coña.

Cenas al aire libre