12 junio, 2017

Receta para preparar una deliciosa Pizza Casera

Después de muchos entrenamientos mi hijo ha mejorado mucho y ha ganado su primer partido. Aún recuerdo como si fuera ayer, cuando le comprábamos sus zapatillas en Marianssport, una tienda online donde es fácil encontrar cualquier cosa que necesites para practicar fútbol.

Su primer día de entrenamiento iba todo emocionado con sus amigos. Pronto se dieron cuenta que para jugar bien iban a tener que esforzarse. Y lo han hecho. Se lo han currado para quedar primeros en la liguilla que hacen un par de colegios de la ciudad.

En casa estábamos tan contentos que decidí ponerme manos a la masa y prepararle a él y a sus amigos su plato favorito: Pizza.

Aunque, eso sí, ésta iba a ser una pizza casera con ingredientes naturales para chuparse los dedos.

Mi madre me había pasado la receta, así que me dispuse a preparar un par de deliciosas pizzas caseras para estos pequeños futbolistas.

Cómo preparar Pizzas con Base de Harina de Trigo

Las pizzas que iba a preparar tienen una base de harina de trigo (buckwheat) e ingredientes frescos que, a diferencia de las típicas pizzas excesivas hechas con harina blanca, embutidos y queso ultra grasos, te dejan la satisfacción de haber comido algo verdaderamente nutritivo a la vez que delicioso.

Para prepararlas no se precisan muchos ingredientes.

½ taza de harina de trigo sarraceno (buckwheat)

½ taza de sal

2 cucharada de semillas de chía

1 cucharada de aceite de oliva

1 cucharada de levadura de cerveza

1 taza de agua

Una vez reunidos los ingredientes pasamos a la preparación. A mí me gusta que me ayuden mis hijos. Así van aprendiendo cómo hacerla, sobre todo las partes de la preparación que son fáciles para ellos. Me hacen de pinches y les encanta.

Tenemos que empezar vertiendo la harina en un tazón grande, con espacio para amasar.

Después, añadimos la sal, las semillas, el aceite, la levadura de cerveza y, finalmente el agua tibia, poco a poco, integrando con una cuchara hasta conseguir una masa pastosa. En caso de que quede muy líquida, podemos añadirle más harina poco a poco, hasta conseguir la consistencia deseada.

Al preparar la masa, es importante que no metamos las manos porque es muy pegajosa y será difícil quitarle los dedos.

Una vez que hayamos conseguido la consistencia adecuada cogemos papel encerado y lo cubrimos con un poco de aceite de oliva. En este colocamos una bola de masa en medio del papel y lo cubrimos con otra hoja de papel encerado untada con aceite.

Ahora es cuando nos toca pasarle el rodillo por encima, a mi hijo le encanta esta parte, siempre le digo que lo haga con cuidado de tal manera que la bola de masa se estire y quede con la forma deseada. Al principio, apretaba mucho pero ahora ya le ha encontrado el punto y cuida que no quede demasiado delgada para que sea más sencillo de despegar.

En este punto, lo único que nos queda en quitar una de las hojas del papel de horno y añadirle los ingredientes a la pizza. A mi hijo le encanta hacer dibujos, en esta no pudo evitar escribir un “campeones” con un par de aceitunas.

El resultado fue un par de pizzas riquísimas con las que celebramos su victoria y, en la cocina como en el campo, buen trabajo hecho en equipo.

Receta para preparar una deliciosa Pizza Casera