19 mayo, 2016

La repostería y la decoración juntas este verano

Este año en Semana Santa mi pareja y yo hicimos un viaje que veníamos pensando y teníamos ganas de realizar desde hace mucho tiempo, la costa del País Vasco. Conocíamos una parte, la más cercana a la provincia de Santander, pero nos faltaba la parte más oriental, concretamente la ciudad de San Sebastián y sus alrededores, que nos llamaban mucho la atención, y fue realmente precioso, tal como esperábamos, tanto por sus paisajes, como por la amabilidad de su gente y por supuesto su gastronomía.

Contratamos un pequeño hotel de dos estrellas, muy familiar, lo regentaba un agradable matrimonio ayudado por su hija. La habitación que nos tocó estaba decorada muy sencilla, estilo minimalista, pero con un gusto exquisito, muy pulcra, todo impecable, muy bien insonorizada y buen colchón para el descanso. A la mañana siguiente, al ir a desayunar, fue la dueña del hotel quien nos atendió, una mujer muy extrovertida por lo que enseguida entablamos conversación y nos comentó que todo el mobiliario de las habitaciones lo habían comprado a través de la tienda de muebles online de Dismobel, puesto que ofrece un amplio catálogo con las últimas tendencias de muebles y decoración, y que con el asesoramiento de sus profesionales consiguió dar a sus estancias un estilo y personalidad propia.

El local de desayunos era muy agradable, con una amplia galería, decorado en tonos pastel, dividido en dos zonas, una de barra y mesas, y otra zona de obrador. Este local funcionaba a primera hora de la mañana para los clientes del hotel como comedor de desayunos, para más tarde pasar a convertirse en una cafetería abierta al público en general, donde se servían unos cafés acompañados por unos exquisitos cupcakes y pasteles artesanales elaborados por la propia dueña del hotel en la zona de obrador.

La tarta que nos sirvió en el desayuno estaba deliciosa, era casera, elaborada por ella misma, quien nos facilitó su receta. Se trataba de tarta de membrillo y crema de yogur, y la voy a compartir con vosotros.

shutterstock_394970986reducida

La receta de la tarta de membrillo y crema de yogur

Ingredientes:

  • 2 membrillos
  • 750 gramos de mantequilla
  • 30 gramos de azúcar
  • 150 gramos de azúcar
  • 1 rama de canela
  • cáscara de limón
  • nata
  • 1 huevo.
  • 150 gramos de harina

Y para la crema de yogur:

  • 3 hojas de gelatina
  • un cuarto de litro de nata
  • 2 yogures naturales

Para prepararlo, se pelan los membrillos y se descorazonan, cortándolos en trozos. Se ponen a cocer a fuego medio en muy poca agua, pues ellos ya sueltan bastante, con los 150 gramos de azúcar, la canela y la cáscara de limón, y cuando rompa a hervir, se baja el fuego al mínimo y se deja cocer todo unos veinte minutos.

En un bol se bate la mantequilla con el azúcar restante y el huevo, se le vierte la harina y se mezcla todo, forrando con esta masa una tartaleta, que se hornea durante diez minutos a doscientos grados. Se pone la gelatina a remojo en agua.

Se hierve la nata y se aparta para agregarle la gelatina. Cuando se haya deshecho se le añaden los yogures, un alimento sanísimo, y se bate todo. Esto se vierte encima de la tartaleta y se mete en la nevera a enfriar al menos ocho horas. Para servir se le coloca encima el membrillo para adornar.

La repostería y la decoración juntas este verano