26 febrero, 2018

Cómo diseñar una tienda de repostería

Si tienes una tienda de repostería y tienes pensado amueblarla o si no la tienes y quieres saber cuáles son las tendencias actuales para diseñarla, presta mucha atención a este artículo porque seguro que te sirve de ayuda. Te vamos a contar qué elementos, qué estilo,  y qué muebles quedarían mejor, y es que, aunque no lo creas, muchas veces la comodidad, la belleza y la vistosidad de unos muebles puede hacer que crezca el número de clientes.

En una tienda de repostería es normal tener que aprovechar los espacios ya que las tiendas suelen ser pequeñas. Los establecimientos oscilan entre los sesenta y ochenta metros cuadrados de exposición.  Por eso hay que saber cómo decorar un obrador con el fin que resulte atrayente al consumidor. Solo hay que ver el éxito que han tenido tiendas de cupcakes en todo el mundo, que se han convertido en esenciales en calles de las principales ciudades de todo el mundo.

Qué es lo que quieres

A partir de ahí el dueño debe decidir qué otro producto quiere destacar, ya sea la degustación, la panadería, la bombonería, caramelos, o el salado. El resto de productos se enseñarán muy poco, lo mínimo, porque no hay más espacio. Es decir, en una pastelería se deben resaltar los pasteles, y luego otro producto que el profesional trabaje especialmente bien. El boca a boca tiene que ser el mejor marketing.

Hay que poner algún mueble de bienvenida. Será algo que sin duda defina la personalidad de tu decoración, la tarjeta de presentación de todo establecimiento. Tienes que conseguir que este espacio tan importante sea capaz de resumir tus gustos, tus tendencias, tu marcada distinción. Haz que tus clientes sean bien recibidos.

Un paseo por el mundo

En Japón se ha puesto de moda pequeñas reposterías con una mezcla de estilos minimalista y zen donde el protagonista es  el pastel gracias a los pocos recursos decorativos empleados en el interiorismo. Los productos se exhiben sobre un mostrador con sobre de madera y un soporte de bastidores de madera recubiertos con una placa de policarbonato ondulado. Esta misma lámina ondulada recubre también una de las paredes y la parte interna de la puerta que da acceso al local. En Tokio tienen mucho éxito este tipo de lugares, ya que la capital japonesa es un ejemplo de cómo organizar una megaurbe para que sus 38 millones de habitantes tengan calidad de vida.

En Grecia hay una tienda que tiene una fachada de listones de madera de cedro y una gran ventana par ver claramente el interior de la tienda, el local es fácilmente reconocible. El interior destaca por su gran mostrador de mármol, los estantes de madera de cedro, sus lámparas Beat Shade de Tom Dixon y una iluminación que inunda el local. Otro estilo mucho más vistoso.

Por su parte, un estudio de Londres ha sido el encargado de decorar una panadería donde diseñaron la serie de mobiliario a medida para el local, emplearon madera de abeto Douglas con acabado blanco. Lo más llamativo de este interiorismo es la forma en que han representado el significado del nombre de la panadería, urracas, con una repetición de líneas cruzadas grabados en la madera y colocados también como espigas cruzadas en el techo sobre la zona de mesas,  una serie de motivos que hacen referencia un nido de urracas. Sin duda, un lugar de exposición, elegante y singular donde las haya.

Detalles

Y luego están los pequeños detalles pero son los que marcan la diferencia. Queda muy mono poner algún espejo de época o lámpara de pie, elementos que puedes encontrar en Dismobel. También en este lugar puedes encontrar sillas o taburetes perfectos si lo que quieres es hacer de tu tienda de repostería una especie de tertulia, para que tus clientes se sienten, conversen mientras toman un café con bollo.

¿Qué te han parecido estas ideas? Cómo has podido comprobar, los estilos son muy diferentes y dependiendo del toque que quieras dar a tu establecimiento. Aunque lo primero que tienes que pensar es que todos ellos se sientan cómodos, porque ya se sabe que un cliente agradecido es un tesoro, pero también pueden ser dos, porque él se lo dirá a otro.

Cómo diseñar una tienda de repostería