4 octubre, 2018

Las dietas y la salud bucodental

El cuerpo es una máquina de lo más compleja. Todos los alimentos que elegimos y la frecuencia con la que comemos, afectan sin duda al estado general y al de las encías y dientes. Cuando consumimos muchos refrescos azucarados, zumos o aperitivos que son poco nutritivos, podemos sufrir caries dental, algo que suele afectar con frecuencia a los niños.  En el caso de la caries aparece cuando las bacterias entran en contacto en la boca con el azúcar y son los ácidos los que atacan a las piezas dentales por más de 20 minutos.

A la hora de hacer un control de la calidad del azúcar que consumen los pequeños. Lo mejor es ir leyendo las etiquetas de los alimentos y bebidas, siendo preferible que sean bajos en azúcar añadido. El médico o dietista registrado puede proporcionar sugerencias en el consumo diario de alimentos.

Si en la dieta careces de algunos nutrientes, es más complicado que los tejidos en la boca puedan resistir una infección. Todo ello contribuye a la enfermedad de las propias encías. Cuando son graves, suele ser la principal causa de pérdidas de piezas dentales. Es una enfermedad que avanza más rápido y de manera más grave en las personas que no tienen una buena alimentación.

Tomar decisiones inteligentes

Si se quiere que los nenes tengan una vida sana y que los dientes y encías estén sanos, lo mejor es penar ante de que se coma. Todo ello marca diferencia en la salud bucodental. Los alimentos que podemos consumir en el marco de una comida, son menos nocivos al liberar una mayor cantidad de saliva en la comida, la cual ayudará a eliminar los alimentos en la boca y que reducirá los efectos de los ácidos. Hay que seguir una dieta equilibrada y picar menos entre las comidas.

Vamos con algunos consejos para elegir alimentos y refrigerios:

  • Debemos asegurarnos de consumir mucha agua
  • Comer cereales, frutas, hortalizas, alimentos con proteínas y productos lácteos.

Si a esto sumamos el limitar el número de meriendas que comemos será mucho mejor. En caso de que se coma entre horas, opta por meriendas sanas como el queso, frutas o yogur. Los alimentos que suelen consumirse en la comida, van a causar menos daño a los dientes que si merendamos todo el día, pues liberamos mayor saliva en las comidas. La saliva es la que colabora a que se vayan lavando los alimentos de la boca y se encarga de reducir los propios efectos de los ácidos que pueden dañar nuestros dientes y ser causantes de la caries.

No olvides cepillarte al menos dos veces al día con pasta dentífrica de fluor, así como hilo dental a diario y visitar el dentista anualmente y siempre que tengamos algún tipo de incidencia.

Lo mejor es ir a una clínica dental con experiencia y una de ellas es Mesiodens, que da servicios de odontología integral, donde tienen a especialistas dentales en varias disciplinas que trabaja en la misma clínica. El llevar más de 25 años en león es toda una garantía.

Uno de los principales objetivos de la clínica dental es tener la atención personalizada y próxima a cada paciente, usando siempre los materiales dentales con mayor seguridad, siendo compatibles y de gran calidad, donde es necesario contar con tecnología actual y de gran innovación.

Este centro dental del que hablamos sigue la corriente imperante de apuntar por instalaciones modernas y equipamientos o técnicas de vanguardia. El mundo dental ha ido haciéndose más amable algo que la sociedad ha ido demandando. Lo que ya tenemos una edad nos acordamos de la fama controvertida que tenían los dentistas, más por el dolor que causaban sus intervenciones que por otra cosa.

En la actualidad se ha avanzado en técnicas indoloras y en unas instalaciones que intentan hacer más grata una visita que hay que hacer y que es necesaria si queremos estar en buena salud dental. Todo esto deja bien claro que la salud bucodental es básica y nuestra dieta tiene un efecto bastante considerable en todo lo que ocurre con nuestra boca, por lo que por múltiples razones tenemos que tener bastante cuidado con lo que comemos y bebemos, recordemos que solo tenemos una dentadura y que por ello hay que cuidarla lo mejor posible.

 

Las dietas y la salud bucodental