20 abril, 2021

Los negocios de repostería apuestan por los rótulos de neón

Normalmente, cuando nos referimos a la gastronomía española, solemos hacer referencia a los grandes productos que ofrece nuestra tierra: el jamón, el queso, el vino, el aceite de oliva… La verdad es que nuestro país tiene una gran aportación en este sentido, lo que le ha valido ser uno de los grandes exportadores de alimentos de todo el mundo y ser uno de los mayores garantes de calidad en este sentido. Todo ello nos ha proporcionado múltiples beneficios, tanto en lo que tiene que ver con lo económico como en términos de imagen. Y eso vale su peso en oro.

Pero lo cierto es que, más allá de los grandes estandartes de la gastronomía española, también tenemos otro tipo de productos relacionados con la gastronomía que generan sensación. Os hablamos de la repostería, que también encuentra en España uno de los lugares en los que existe una mayor apuesta por esto. Desde luego, no cabe la menor duda de que a nadie le amarga un dulce y que eso es lo que ha llevado a la repostería a granjearse un hueco entre el grupo de opciones gastronómicas preferidas por miles y miles de españoles y españolas.

Fijaos en lo que apuntaba una noticia publicada por el diario Expansión en su página web durante la primavera del año pasado: el confinamiento había hecho que creciera la presencia de productos de repostería en la cesta de la compra de los españoles, algo que muestra que este es uno de los alimentos preferidos ya no solo para satisfacer los gustos de nuestro paladar, sino para lidiar con una situación socialmente complicada. La cerveza o los snacks, por cierto, eran otros de los grupos de productos que también se colaban entre los que más habían crecido.

Y ya no solo es que creciera la demanda de productos de repostería sino que, además, creció la demanda por la formación en este sentido. Es algo que nos traslada otra noticia, en este caso proveniente de la web de La Vanguardia. No es para menos. Todos recordamos ese aumento de la compra de harina, por ejemplo, durante ese confinamiento domiciliario al que estuvimos sometidos desde marzo hasta junio del año pasado en prácticamente todo el mundo. También se produjeron ascensos, por cierto, en la demanda de formación en lo que respecta a quesos, enología y panadería. Y es que cualquier momento es bueno para aprender.

En un contexto como este, es lógico que los pequeños comercios dedicados a la repostería quieran sacar provecho de la situación. Teniendo en cuenta la importancia que le damos los habitantes de este país a productos como de los que venimos hablando, estamos hablando de un mercado interesante y que puede satisfacer las cuotas que esos negocios esperan conseguir. Todo lo que sea repostería nos llama la atención, pero si además tiene ese toque artesano y tradicional que muchos de estos negocios poseen, la verdad es que se convierte en una necesidad para muchos de nosotros convertirnos en clientes de algún maestro repostero.

Para los negocios especializados en repostería, estamos en una situación de lo más interesante. Ha habido pocos momentos en la Historia en los que los españoles hayamos demostrado más interés por todo lo que tiene que ver con la repostería. Y, para estos negocios, es el mejor momento para darse a conocer. Eso conlleva la realización de algunas labores básicas en el mundo del marketing y la publicidad. Y los dueños de los negocios reposteros lo saben. Ese es el motivo por el que ha crecido la demanda de rótulos de neón entre los negocios reposteros de todo el país, según nos han comentado desde Oh My Neon en una charla reciente.

¿Cuánto durará la fiebre por la repostería?

Se trata de una buena pregunta. Hay muchas personas que consideran que, cuando acabe el peligro de contagio por coronavirus en todo el mundo, esta fiebre se reducirá hasta alcanzar paralelismos con los datos que se manejaban antes del inicio de la pandemia. Nosotros pensamos que eso no es así. Cuando una persona, en el contexto que sea, descubre algo que le gusta, lo normal es que siga estando ligada a ello aunque la situación de su vida personal o la de la sociedad cambie.

La repostería es uno de nuestros mejores bienes y estamos seguros de que España va a seguir siendo una verdadera referencia mundial en lo que tiene que ver con ella. No hay muchos países que nos superen en la elaboración de productos como de los que estamos hablando y ese es un fuerte que tenemos que explotar exactamente de la misma manera en la que lo hemos hecho con el jamón, el vino, el queso o el aceite de oliva, entre otros productos. Y es que los productos de repostería de nuestro país están a la altura de esos alimentos.

Los negocios de repostería apuestan por los rótulos de neón