30 junio, 2016

Receta de cupcake de brownie

Tras muchos intentos, por fin he conseguido hacer mi primer cupcake de brownie del que os voy a dejar la receta ahora para que la tengáis también. Me ha costado mucho, no lo voy a negar, tanto en lo que tiene que ver con su preparación como en lo económico, o más bien en lo sentimental. Y es que tenía un precioso vestido de la firma HHG, mayorista española de ropa de mujer, y le he plantado tal mancha de chocolate al cocinar que ya no he podido recuperarlo. De hecho fue tal éxito por lo bonito que era que cuando fui a la tienda me dijeron que ya no quedaba ninguna talla de ese modelo. En fin, cosas que pasan. Pero al menos tengo esta fabulosa receta.

Yo llevaba un tiempo queriendo prepararla porque veía estos preciosos pastelitos por todas partes y tenía curiosidad por saber cómo se hacían. Eso que dicen de que la moda de los cupcakes está ya terminada es una gran mentira. De hecho, vosotros mismos veréis por televisión un montón de programas dedicados a la repostería, especialmente en canales para mujeres, y en las ciudades no dejan de aparecer pastelería que venden estos artículos e incluso tiendas especializadas donde comprar los utensilios para elaborarlos y que además organizan cursos y talleres para explicar cómo se hacen.

Yo fui hace un par de años con una amiga y en el momento he de reconocer que me abrumaba un poco aquello, porque había que tener mucho cuidado con los ingredientes para no estropear las formas y que no se nos quedasen marcas feas. Después, con el tiempo, te vas soltando y vas perdiendo el miedo a hacer este tipo de recetas. Y yo, que soy una gran amante del chocolate, decidí probar a hacer un apetitoso cupcake de brownie, que también ha pisado fuerte en España desde hace unos años.

La receta

shutterstock_443252752reducida

Os explico cómo hice estos pastelitos. Lo primero es reunir los ingredientes: 50 gramos de mantequilla, 125 gramos de azúcar, 100 gramos de nueces partidas, dos huevos, dos cucharaditas de levadura, 150 gramos de harina especial para hacer bizcochos, 200 gramos de chocolate del que se usa para los postres, media cucharadita de esencia de vainilla, y dos cucharadas de agua. Como veis, no son muy complicados de conseguir y casi casi cualquiera de nosotros podría improvisar este postre ahora mismo en su casa.

Y ¿cómo lo preparamos? Pues de una forma muy sencilla. Eso sí, tened cuidado y poneos un delantal, no vayáis a estropear vuestro vestido favorito, como me ocurrió a mí.

Lo primero que tenemos que hacer es poner el horno a precalentar el horno a unos 180 grados. Y mientras, vamos preparando la base de brownie, tamizando en un bol los 150 gramos de harina así como las dos cucharaditas de levadura en polvo. Una vez hecho esto, lo apartamos a un lado y vamos con el siguiente paso.

Las dos cucharadas de agua, los 50 gramos de mantequilla y los 125 gramos de azúcar los tenemos que poner en un cazo a fuego lento, que iremos removiendo de vez en cuando para ayudar a su disolución. Cuando ya lo tengamos diluido, sacaremos la olla del fuego y le añadiremos los 100 gramos de chocolate con la salvedad de que debemos hacerlo a trocitos. Con esta mezcla, tenemos que seguir removiendo hasta que el chocolate se haya fundido y mezclado bien con los demás ingredientes. Después, añadiremos al preparado los huevos de uno en uno y seguimos removiendo hasta que estos se hayan unido bien a la masa. Más adelante, y sin dejar de remover, incorporaremos poco a poco los 150 gramos de harina y las dos cucharaditas de levadura en polvo que teníamos reservadas del primer paso.

Aquí, es el momento de incorporar la media cucharadita de esencia de vainilla, los 100 gramos de nueces partidas y los 100 gramos de chocolate partido a trocitos que nos faltaban, mientras removemos para que se quede una masa totalmente uniforme.

Esta mezcla que hemos obtenido debemos distribuirla en los moldes para cupcakes (se pueden encontrar en cualquier tienda o gran superficie donde tengan utensilios de pastelería) y la hornearemos durante unos quince o veinte minutos, fijándonos para saber si la masa ha subido lo suficiente.

Después, y por último, como con todos los cupcakes, debemos dejarlos a enfriar.

Receta de cupcake de brownie